Tendencias para proyectos tecnológicos en 2020

02 enero 2020

Tendencias para proyectos tecnológicos en 2020

by Sngular

En Sngular, hemos reunido a algunos equipos para identificar aquellas tendencias que las empresas deberían tener en cuenta antes de abordar proyectos digitales para aumentar sus garantías de éxito.

De estas reflexiones se extraen seis conclusiones:

Inteligencia Artificial (IA), Data Science e IoT, un gran equipo que se necesita.

El uso de soluciones de inteligencia artificial irá en aumento en 2020. El reto será utilizar la tecnología de forma efectiva. Desde Sngular creemos que las empresas deberán hacer un esfuerzo para identificar procesos automatizables, en los que machine learning e IA aporten una ventaja competitiva.

Para obtener un valor real, es fundamental ligar las iniciativas basadas en esta tecnología con capacidades de gestión y análisis de los datos. De hecho, “los datos son críticos para sacar el máximo partido de la inteligencia artificial y poder desarrollar algoritmos realmente útiles para el negocio”, subraya José Luis Calvo, director de Inteligencia Artificial de la compañía.

Además, durante 2020 aumentarán las iniciativas que tienen como objetivo mejorar la experiencia de las personas en todas las áreas. Los asistentes virtuales tendrán un gran peso. La buena acogida de los altavoces inteligentes consolidará esta tendencia y, además, serán necesarias plataformas que permitan la creación de asistentes forma rápida y sencilla.

Al mismo tiempo, en estos procesos serán de vital relevancia las soluciones de sensorización e IoT para capturar los datos. Es probable que haya más asociaciones de tecnologías que, combinadas, ayudarán a las empresas a contener los costes y a ser más competitivas. Por ejemplo, como explica Ignacio Altube, director de Cognitive Industry, “la combinación de IA, con robótica y sensores también servirá para impulsar aplicaciones de control de calidad y planificación de la producción”.

Blockchain, más real en 2020.

Sobre blockchain se observan dos tendencias diferenciadas. Por una parte, en el entorno de las blockchain públicas, se está produciendo una evolución de las DeFi (Finanzas Descentralizadas) a través de la utilización de ‘stablecoins’ o criptomonedas de valor estable. “Creemos que esto va a impulsar la generación de productos financieros que pueden extenderse y combinarse a un nivel sin precedentes”, asegura Antonio Sotomayor, director del equipo de blockchain en Sngular.

Por otro lado, en el entorno de las blockchain permisionadas, se van a crear nuevas soluciones que combinan Internet of Things y Blockchain, mediante el uso de 5G, para lograr sistemas de interconexión de dispositivos. “En este contexto, edge computing adquirirá una función mucho más potente y los propios dispositivos desarrollan un papel mucho más activo”.

Cloud, en la base de los procesos de transformación.

Cloud se ha consolidado como modelo de consumo de las TI por su capacidad para desarrollar y desplegar servicios de forma rápida y por la flexibilidad y escalabilidad que proporciona a los equipos de tecnología y las unidades de negocio a la hora de aprovechar otras tecnologías como IoT, Big Data o Machine Learning.

Las organizaciones están adoptando modelos híbridos, que combinan nubes privadas y públicas, y están optando por modelos de servicios XaaS, en los que las aplicaciones y el software se consumen como servicio. “En 2020 esta tendencia será cada vez más visible. El desafío será conseguir entornos integrados, fáciles de gestionar”, explica Íñigo Montesino, líder de Cloud y DevOps.

Trabajo colaborativo y deslocalización de equipos, cada vez más reales.

Las compañías tradicionales están adoptando cada vez más metodologías de trabajo ágiles para llegar con mayor velocidad al mercado y seguir el ritmo de las empresas nativas digitales. “Su decisión llevará asociada una apuesta de las organizaciones por la innovación, la simplicidad en los procesos y por dotar a los equipos de los medios y criterios para que tomen sus propias decisiones manteniendo la alineación con los objetivos de la empresa”, sostiene Carlos Guardiola, Chief Innovation Officer de la compañía.

Estos modelos están impulsando el desarrollo de iniciativas a través de equipos deslocalizados mediante la creación de equipos con las competencias necesarias para llevar a cabo proyectos complejos, primando su conocimiento y la creación de un entorno de colaboración, sin importar desde dónde se trabaja o se ofrece el servicio. Aunque pueda parecer sencillo de implantar “supone un cambio muy radical en la forma de trabajar para muchas compañías y no todas tienen una cultura lo suficientemente madura para abordarlo”, añade Guardiola.

Nada es posible sin tener en cuenta el User Experience y Service Design.

Las empresas ya son conscientes de la relevancia de la Experiencia de Usuario (UX) para que sus servicios digitales tengan éxito. La respuesta está en un enfoque holístico en su diseño, de forma que se puedan identificar las necesidades del cliente y los desafíos comerciales de la empresa. En 2020 las empresas cuidarán más este aspecto para evitar fracasos.

Innovación corporativa.

Las grandes organizaciones se encuentran en el llamado “valle de la desilusión” en innovación corporativa. Se han lanzado muchas iniciativas transformadoras de la organización por oleadas, empezando por los cambios de espacios de trabajo para seguir con la creación de equipos, la adopción de nuevos modelos de trabajo, y después se han lanzado concursos de ideas y programas de startups, que han conseguido relevancia en medios. Sin embargo, los responsables de las áreas de negocio y  CFOs siguen buscando en la cuenta de resultados si los proyectos de innovación generan ingresos o siguen cayendo en la delgada línea que separa el gasto de la inversión.

Así, según Carlos Guardiola, “en 2020 vemos un desafío creciente de las áreas de innovación en grandes organizaciones de lanzar iniciativas que demuestren un impacto real en la cuenta de pérdidas y ganancias, bien de forma directa a través de nuevos productos o servicios, o bien creando nuevas ventajas competitivas o propuestas de valor de servicios existentes”.

En definitiva, en 2020 las organizaciones van a seguir potenciando sus procesos de transformación, y lo harán priorizando tecnologías que les permiten ser más ágiles y responder a sus retos de negocio con flexibilidad y a la velocidad que les demanda el mercado.

Volver a la listaSiguiente artículo
arrow

Titulo

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua. Ut enim ad minim veniam, quis nostrud exercitation ullamco laboris nisi ut aliquip ex ea commodo consequat.