EN

Salud

Las tecnologías pueden ser un gran aliado para mejorar la salud de las personas, pero no debemos recurrir a ellas solo cuando se ha detectado un problema.

Resulta tanto o más importante que nos ayuden en las fases de prevención y diagnóstico.